No te indigestes esta navidad

Muchos de ustedes comen como si no hubiera mañana. Desgraciadamente no comen cosas muy saludables en la cena de navidad o en las fiestas que la rodean, se enferman y se sienten pésimo.

En este vídeo podrán ver mis consejos para que no les pase eso y tengan unas muy felices fiestas, sanos y contentos.

 

 

 

Enzimas: El eslabón perdido

Si se nos habla de carbohidratos, proteínas y grasa, muchas personas entienden de lo que hablo. Si hablamos de vitaminas y minerales, a muchos les resultará familiar. Pero cuando les digo enzimas la mayoría no sabe de lo que hablo o no saben a ciencia cierta de lo que se trata.

Macronutrientes son carbohidratos, proteínas y grasas.  Los necesitamos para obtener energía, renegación de nuestro tejido, desarrollo de nuestros, huesos y músculos y nuestros procesos hormonales, entre muchas otras cosas más. Micronutrientes como vitaminas y minerales son los reguladores en todas las funciones del metabolismo celular. ¿Pero qué son las enzimas? Enzimas son los CATALIZADORES, las necesitamos para poder asimilar bien los alimentos, además de participar en procesos metabólicos, en todas las funciones de nuestro organismo.

sistema-digestivo

¿Sabías que nuestra cantidad de producción de enzimas es limitada? ¿Sabías que al cocinar los alimentos las enzimas mueren? Tal vez no nos hemos puesto a pensar en ello y tal vez este importante elemento sea el eslabón perdido para muchos, en los diversos problemas de salud que nos aquejan.

¿Por qué una persona que está enferma crónicamente mejora con una dieta a base de alimentos crudos y vivos? Porque una alimentación de frutas, verduras y germinados contiene poderosas enzimas que vienen integradas en el alimento, ayudan al proceso de digestión y por ende nuestro cuerpo no tienen que forzar al páncreas a producir más enzimas robándole dicha producción a las que necesitamos para otros procesos de reparación celular profunda.

El ser humano es la única especie animal que no se alimenta de lo que le es fisiológicamente apto. Por ejemplo en otras especies, el León caza y come carne, la carne del animal que mata es carne cruda con las enzimas intactas para poder digerir eficientemente las proteínas y las grasas, además que el estómago del león es adaptado para ello. La vaca come hierba pero tiene más estómagos que degradan perfectamente la celulosa, para poder asimilar perfectamente dicho alimento que ya incluye esas enzimas. OJO, hablo de animales que vivan en su hábitat, los criados en cautiverio ese es otro boleto, ya que ahí se podrá ver un ejemplo claro de que a un animal que lo sacas de su alimentación fisiológica no es saludable o se vuelve vulnerable a la enfermedad.

Después de que se inventó el fuego, se pudo “haber ganado” en muchas cosas, pero se perdió también mucho en el sentido de la importancia de consumir la comida en su estado natural, sin estar cocinada, procesada, refinada. La comida que está en su estado natural es vital para tener un estado de salud óptimo. Estar alejados de los alimentos vivos nos hace susceptible a enfermedades degenerativas y es que las enzimas tienen la perfecta llave que abrirá la cerradura para que los alimentos se absorban de una manera correcta en el cuerpo, sin la necesidad de producir desequilibrios químicos que hacen que el cuerpo pierda su balance.

Las enzimas hacen que el proceso de digestión sea posible. A pesar de que nuestro cuerpo produce enzimas, no produce las suficientes, requiriéndolas de la misma estructura del alimento vivo, o bien, de un elemento exógeno como pudiese ser un suplemento enzimático. Entre más jóvenes somos tenemos más enzimas, nuestro sistema las produce y eso promueve el desarrollo de la persona, regeneración rápida y nos previene de enfermedades, sin embargo crecemos y nuestras reservas se agotan más y más. SI no hacemos algo para evitar está perdida acelerada, nuestras capacidades físicas se van mermando, a quien no le pasa o experimenta cosas muy simples como cuando era joven podía comer de todo, se recuperaba rápido de una desvelada, de una enfermedad, de una operación, DE TODO, como nuestras capacidades se debilitan, porque las enzimas que producimos tienen que ir necesariamente a digerir alimentos no aptos y en pocas cantidades, nuestros procesos se debilitan y vienen los problemas de enfermedades crónicas.

Antes no había enfermedades crónicas degenerativas y la causa pudiera estar en las enzimas, se nos olvida. Por eso enfatizo siempre consumir abundancia de alimentos crudos y jugos, FRUTAS y VERDURAS. Por eso recomiendo también tomar algún suplemento de enzimas digestivas que en mucho de los casos resuelve en buen porcentaje síntomas desagradables crónicos que parecían que no encontraríamos la causa.

Es un tema muy interesante y súper extenso. Poco a poco me iré adentrando más en el y escribiéndolo para que conozcan la importancia de consumir enzimas ya sea incluidas en el alimento o de manera exógena y sistémica. En el próximo artículo sobre de ello hablaré sobre para que sirven las enzimas digestivas, como desdoblan alimentos para la conversión de energía, proteínas aminoácidos y ácidos grasos esenciales.