El reino de la restricción calórica

¡Amiguitos bienvenidos, se van a divertir! ¿Quieres bajar de peso verdad? ¿Estás obsesionad@ con ir a la playa y verte bien en ese traje de baño? ¿No te queda la ropa? ¿No te gusta lo que ves en el espejo? ¿Te cansas mucho? ¿Ya no estás bien de salud? Pues bueno, te voy a recomendar una dieta en la que vas a bajar 10kilos en una semana, GARANTIZADO. ¿Quieres saber en qué consiste?

Vas a comer tus comidas favoritas como: Tocino, chicharrón, panceta, carnes rojas, huevo… Vas a sentirte saciado, o al menos eso creerás. Restringirán carbohidratos porque eso es lo que engorda, de hoy en adelante dile NO a las frutas, especialmente al plátano, también al arroz, la papa y la avena. Somos buena onda, entonces, ¡un día a la semana te permitiremos consumir todos los carbohidratos que quieras, tendrás un día de trampa!, ahí podrás consumir donas, pizza, hamburguesas y refrescos.

OBSESION

 

Puedes tomar todo el café y té que quieras, ya que esto es una manera de evitar que te de hambre, porque tener hambre es malo, al igual que tener algún antojo de azúcar, recuerda que crees estar saciado y nutrido. Lo que te pida el cuerpo ignóralo, aunque te quieras comer la silla, recapacita porque seguramente eres un adicto.  Además el café y el té son buenos para que tengas energía y quemes grasa.

Después de estos 10 días lucirás una figura nueva. No te olvides comprar los 30 suplementos que te he recomendado, te van a ayudar en tu proceso. NOTA: Nos vemos en 1 mes cuando rebotes y tengamos que repetir el mismo proceso, con diferentes matices, una y otra vez.

¿A quién no le ha pasado esto? ¿A quién no se lo han timado de esta manera? ¿Quién está levantando la mano ahora y aun así volverá a caer y se lo volverán a timar? Volverá a ser presa fácil de los gurús que quieren dominar a la naturaleza, pero no han aprendido a respetarla, de esos que juegan con las esperanzas de las personas y su hambriento deseo de conseguir resultados rápidos, bajo la ley del mínimo esfuerzo. De esos que se llenan las billeteras dando resultados superficiales y muy temporales poniendo en jaque la salud de sus clientes. De esas personas sin escrúpulos o con simplemente mucha ignorancia, que con mala o buena fe solo repiten lo que la gente quiere escuchar acerca de sus malos hábitos y que no están dispuestas a hacer cambios más radicales para lograr transformaciones más duraderas. De esas personas que le gusta las dietas bajas en carbohidratos.

No caigas en la trampa. No es saludable bajar 10kilos en 10 días sin antes haber consolidado hábitos saludables en tu vida. No es sano privar al cuerpo de algún macro o micro nutriente en aras de verse físicamente más delgado. Tal vez bajes de peso rápido, pero cualquiera te puede bajar de peso restringiendo calorías rápidamente, aun así si comieras mierda y eso no significa que sea saludable.

El reino de la restricción calórica NUNCA es saludable. Restricción calórica, significa también restricción nutricional. Restricción de carbohidratos es restricción de vida. No caigas en la trampa. Si quieres bajar de peso come en abundancia alimentos de la naturaleza, alto en carbohidratos, enfócate en estar sano, el peso se adecuará a la actividad que estés haciendo. Perspectiva, perseverancia, paciencia y constancia. Así como le costó a tu cuerpo tiempo deteriorar su salud, tomará tiempo en construirla, sin embargo ten la certeza que lo logrará. Pasos pequeños, para resultados duraderos y que te duren para siempre.

 

Doctores y nutriólogos: Profesionales en la enfermedad

¿Nos han hecho creer que son profesionales en salud? ¡Y caímos!

No es nada en contra de los doctores, al contrario, los admiro. Admiro su dedicación, horas de estudio, sacrificio en todos aspectos, noches de desvelo, entrega, etc… Aclaro, en este artículo NO estoy hablando de las URGENCIAS MÉDICAS, LA CAPACIDAD DE REACCIÓN DE LOS MÉDICOS, LOS AVANCES Y LAS VIDAS SALVADAS. LOS DOCTORES SON HÉROES. Ese es otro tema.  Estoy hablando del 80% o más causales  por las que acudimos a un médico, enfermedades convencionales, enfermedades crónicas y nuestra crisis de salud mundial.

Ahora que lo pienso, me gustaría haber sido doctor, tuve la oportunidad y no la tomé. Rebeldía, inmadurez, flojera, miedo y  cosas del destino. Aunque puedo decir con certeza que sí la hubiera tomado en ese momento especifico, sería un doctor como la mayoría de los que existen ahora y NO estaría llevando a cabo la misión por la cual vine a este planeta, sería un profesional en la enfermedad y NO un profesional en la salud, no sabría de nutrición ya que nunca se me habría enseñado en la universidad. El camino de la vida tiene varias aristas y hoy me considero un profesional de la salud, no un doctor,  una persona que promueve la salud, como base para erradicar y prevenir la enfermedad.

No, promover salud no significa saturarte de medicinas, suplementos, tapar los síntomas, ir al doctor cada semana, sin saber que existe una raíz que provocan tus padecimientos.  Esa raíz es tu estilo de vida.  Eso no lo enseñan en la escuela de medicina. Promover salud es enseñar a la gente a romper los círculos viciosos, consolidar hábitos saludables, entender al cuerpo como una entidad holística la cual requiere de los elementos de la naturaleza, los cuales vienen siendo inherentes también a la persona y coadyuvan a un buen funcionamiento celular, es decir, nos dan la herramienta para que nos desempeñemos como entes corpóreos en pleno goce de salud.

persona enferma
No podemos vivir sin pastillas actualmente

 

También en este ramo de los “profesionales en salud” están los nutriólogos, tampoco tengo nada en contra de ellos. Me gustaría ser parte de la nueva ola de nutriólogos holísticos que busquen un enfoque en la calidad de nuestra comida y no en la cantidad de nuestra comida. ¿Has ido al nutriólogo para que te recete cierto número de alimentos equivalentes a cierto número de calorías? ¿Crees que esa es la solución? ¿Crees que una “pechuguita” de pavo, 3 granos de arroz y media fresa te van a otorgar salud? Algo está mal. Cuando entendamos que el cuerpo está diseñado de cierta manera y que es una entidad holística conectada con TODO lo que nos rodea, entonces recuperaremos nuestra salud, nuestro peso ideal y nuestra falta de nutrientes.

dieta restrictiva
¿Te ha pasado?

Como sociedad que no se cuestiona nada, no nos damos a la tarea de investigar el porqué de cada cosa y simplemente aceptamos todo lo que nos digan los doctores y los nutriólogos, confiamos ciegamente y  regresamos nuevamente para combatir esos malestares crónicos que nos persiguen. Sí, seguimos haciendo exactamente lo mismo y así estos síntomas, malestares, achaques, nos perseguirán eternamente.

Debemos entender que los doctores están orientados para usar medicinas y eso no nos lleva a desarrollar salud, al contrario, lo que han aprendido es a diagnosticar las enfermedades y tratar aquellas manifestaciones que el cuerpo nos da para saber que algo no está bien. Esa perspectiva nos mantiene enfermos.  Una misión de esconder los síntomas para que no nos sintamos tan mal, de ninguna manera curándonos y alimentando a un sistema que te vende cosas para que te enfermes y luego te hace creer que tiene las herramientas para que te cure. Tapando el sol con un dedo y nunca llegando hasta el fondo de la causa.

El maestro Hugo Robín en su libro Despertando en salud lo dice claramente: ” No existe sistema de salud, es un sistema de enfermedad” “El sistema no está diseñado para desarrollar salud, sólo para tratar síntomas mediante el uso de fármacos tóxicos”. Les recomiendo este libro.

Es triste pero hay un negocio atrás, intereses de por medio, que juegan con el noble corazón de los doctores en su misión de curar, haciéndoles creer que están en lo correcto.  Triste, cuando el terrible resultado es la salud de sus pacientes.

Solución: Diferentes actos es igual a diferentes resultados. Sin duda la nutrición, la comida, esto es el pilar en nuestra salud y vida. Erradicar malos hábitos y sustituirles por saludables y entender que los hábitos saludables, en cuanto alimentación se refiere, son los que están apegados a los alimentos vivos, a los alimentos de la naturaleza, alejado de lo empaquetado, muerto, bañado en químicos y preservativos.   Y para los doctores y nutriólogos, una mayor consciencia en entender lo que el padre de la medicina dijo y que ya se les olvidó “Que el alimento sea tu medicina y tu medicina el alimento” (Hipócrates), para así enfocarse verdaderamente en ser unos profesionales en salud, con su ejemplo y abiertos a las nuevas evidencias. Afortunadamente cada vez hay más consciencia, criterio y apertura, ahora ya hay doctores y nutricionistas que se salen del molde y nos aportan un nuevo enfoque con esperanza de hacer un verdadero cambio en nuestra vida. Es importante que abramos nuestra consciencia, una vez hecho esto la misma energía que emanemos nos llevará a ellos y nos convertiremos todos en unos PROFESIONALES DE LA SALUD.

 

medicina
La verdadera medicina