Mas ataques a la alimentación vegana

No es cosa de una sola vez y ya estuvo, es una cosa ya de casi todas las semanas. Tal parece que hay una campaña de desprestigio hacia la alimentación vegana, o tal parece que el juicio a la alimentación vegana provoca muchos “clicks” y reacciones positivas para ciertos intereses. Un ataque a una minoría, que en cualquier otro caso sería actualmente satanizado o visto mal, aquí se aplaude como si nada. Juicios sin fundamento a una alimentación cuyo principal propósito es la armonía entre terrícolas y la salud del planeta.

Ya a estas alturas del partido, sabemos que una alimentación vegana bien planeada es perfectamente sana, es más, también a estas alturas del partido, sabemos que una alimentación basada en plantas, ayuda al planeta a restaurar su equilibrio. ¿Entonces por qué atacarla y atacarla? ¿Por qué ese afán de autodestrucción?

Me llamó la atención que en estos últimos días hubiera dos artículos alarmando a la población sobre la alimentación vegana. El primero fue el llamado sensacionalista de alerta por la salud del cerebro, por la supuesta deficiencia en colina de la dieta vegana. Esta alarma carente de fundamentos, fue puesta a la información pública en un texto y no en un estudio científico. Tal parece que los diarios digitales que informan, solo les interesa el tráfico que pasa por su sitio y no el verdadero informar de las personas. Ese texto era de una doctora que forma parte del Panel de asesores de la industria de la carne y que remitió a la revista British Medical Journal. Es un texto basura, que se interpretaría como “Ser vegano te puede dejar tonto”.

El segundo artículo fue alarmando a la población sobre los ataques cerebrovasculares que podrían sufrir los veganos. Dios mío. Un mensaje que la gente podría interpretar claramente como “Come plantas y te explotará el cerebro”. Y es muy triste porque la gente solo se queda con el titular y ni siquiera lee el texto, comparte la información sin ni siquiera leerla, me atrevería a decir que el 80% de la gente hace eso. Ese mismo texto dice que los veganos y vegetarianos tienen menor porcentaje de sufrir ataques cardiovasculares, es decir, solo se seleccionó parte del texto para ponerla como titular, o sea, el que pudiera generar más likes y más morbo.

Además de todo, este segundo artículo solo fue observacional, o sea, si ya tengo mis dudas de los estudios clínicos truqueados, donde por lo menos se establece la relación causa y efecto, en el observacional existen tantas variables, que es imposible establecer una conclusión clara.

En fin, más que separar e intentar atacar lo que puede atentar contra nuestras costumbres, vicios y zona confort, deberíamos de sacar lo provechoso para ver cómo nos ayuda. A veces el ser humano tiene una perspectiva tan pequeña, que en lugar de buscar y absorber enseñanzas de las proyecciones que nos da la propia vida, únicamente sacamos a la luz complejos e inseguridades para atacar, criticar y victimizar a través del miedo.

Lo que hace mal a la salud, le hace mal a la naturaleza. El universo no es tonto. Vivimos como si fuéramos entidades separadas del todo. Más allá de cualquier ideología, yo apelo a la lógica, a armonizar con nuestro mundo y con nosotros mismos. La verdadera evolución está en la conscientización. Las industrias tienen un propósito fundamental y este es el hacer dinero (a nuestras costillas), no hay que dejarnos engañar tan fácilmente.

 

 

¿Cómo empezar una dieta vegana?

Más allá que la palabra vegano que implica una ideología y un estilo de vida libre de sufrimiento y explotación animal, nos referiremos estrictamente a la alimentación. Una alimentación vegana ó a mi me gusta más el término una alimentación basada en plantas, es una alimentación SOSTENIBLE, no tienes que restringir, contar calorías, etc.. el cuerpo se adapta. ¿Quieres saber cómo comenzar con este tipo de alimentación? Te invito a ver el vídeo.

NO volverán a comer cerdo

A veces me impresiono, cuando en búsqueda de etiquetas (hashtags) en Instagram o en Facebook, al poner la palabra comida sana, salud ó nutrición, aparecen platillos de cerdo. No lo puedo negar, ya estando informado, es un poco “shockeante” para mí.

Que a estas alturas se considere al cerdo como una comida saludable, es solo la muestra que tan ignorantes somos en temas de nutrición y qué fáciles somos de manipular. Me acuerdo en mis épocas de fisiculturismo, que incluso se decía que la carne de cerdo era mejor que otras (todas son dañinas), porque tenía menos colesterol y grasa en cortes mas magros. Parece que lo único que les importa a los reyes de la nutrición es la cantidad, calorías, calorías, calorías y no la calidad de los alimentos.

En primer lugar el cerdo se tiene que súper cocer, porque si no corres riesgos, tal vez no pase, pero definitivamente yo no caminaría diario por en medio de una autopista a ver si un día me atropellan. Todos seguramente hemos oído acerca del cisticerco, una larva patógena que si no se cose bien, el alimento puede transmitirse al sistema digestivo de la persona, pudiendo evolucionar en una mega lombriz que puede llegar a tu cerebro y cuando lo logra ya valiste cacahuate amigo.

Quien de ustedes no ha ido en alguna carretera y ha visto un camión apilado de cerdos con destino final al matadero, ¿en qué condiciones se ven?. ¿No se ven muy higiénicas que digamos no?, Además el pobre animal esta hacinado, no puede ni moverse, se lesiona y se le infectan las heridas, tiene hambre y como es un animal carroñero termina por comerse su propia caca y todo eso que forma parte del cerdo, posteriormente pasará a ti.  Así de fácil, la verdad es evidente. Al pan, pan y al vino, vino.

parasitosLes comentaba que el cerdo por naturaleza es un animal carroñero, ósea, come cualquier cosa que encuentra a su paso, no importa que sea basura, excremento, otro animal putrefacto, alimentos descompuestos etc.. Bajo esta tesitura el cuerpo de un cerdo resulta ser Disneylandia  para los  parásitos, gérmenes, virus, bacterias, patógenos y muchas, muchas toxinas.

¡Oigan todos!, hasta los que ponen #salud, #saludable y #nutrición para vestir comida con  puerco. ¿Si todos sabemos que somos lo que comemos, entonces seremos un parque de diversiones de todo tipo de microorganismos? ¿Eso es lo que somos? A veces no encuentro coherencia entre el dicho y el hecho.

El cerdo, marrano, cochino, puerco, porcino, no es de ninguna manera nutritivo, no lo es, les costará trabajo asimilarlo físicamente, pero sin duda les costará más trabajo asimilar las palabras que les digo, siendo para muchos un platillo “tan rico”. Muchos prefieren el placer de estar jugando a la ruleta rusa continuamente. No hay vitaminas, minerales, antioxidantes, por lo menos no de calidad y si tu búsqueda solo es por la “prote” y la grasa, estarás en el mágico camino de la borregada olvidando que el alimento es nuestra fuente de salud, o bien, de enfermedad.

Ahora que te digo esto ya lo sabes, ya depende de ti. ¿Por una vez no pasa nada?, alguien  lo podría decir.  Quien se ha intoxicado alguna vez por comer este animal, sabrá que esa inocente frase no es cierta.