Mi historia, tu historia y tu lucha.

Llegar hasta acá, poderles escribir esto no es cosa fácil. Sé que transmito un mensaje positivo para la salud. Sé que tengo un talento natural para motivar a la gente a llevar un estilo de vida saludable, mi pasión es la salud. Sin embargo no es tarea fácil, tengo mi historia, mi lucha, mis demonios, mis talones de Aquiles y mis condiciones. El poderme hacer un poco vulnerable ante ustedes, es con el objetivo de que sepan que no están solos en su misión por cambiar de hábitos, cambiar de alimentación y llevar una vida más saludable.

Práctico DIARIO buenos hábitos: como bien (muchas frutas), tomo jugos, hago ejercicio, medito, descanso… lo que ven es lo que es, en ese aspecto no tengo nada que esconder. Siempre digo, hagan caso más de lo que hago y lo que proyecto, que lo que digo. Sin embargo, lo que ven ustedes desde su perspectiva es una especie de producto terminado que dista muchísimo de ello, porque es un trabajo diario de evolución y perfeccionamiento de lo imperfectible.  Tener la misión de ayudarlos y por supuesto ayudarme, hace que tenga bien consolidados hábitos diarios, que sé perfectamente que muchos de ustedes batallan todos los días por poder lograr y les parecen imposibles,  por la razón, circunstancia, contexto o lo que sea.

“Nadie sabe que hay en la sopa, si no la cuchara que la menea”, así es un dicho de mi familia y aplica perfectamente a esto. Todos tenemos nuestra historia, razones y motivos. Siento que la vida nos pone simplemente ahí a las adversidades para que con la fe en nosotros mismos la superemos. Estas adversidades se nos la presentarán a cada rato y A CADA RATO, a veces van escalando en mayor magnitud, hasta que logremos controlarlas, superarlas, concientizarlas y despertemos.

IMG_6787
La realidad a veces aparenta otra cosa 

No juzgo a nadie, simplemente trato de sembrar buenas semillas en cada uno de ustedes, para que con este mensaje repetitivo que llegué el día indicado, la hora indicada, en el humor indicado, con la consciencia indicada y que logre un norte que motive a tomar acción. Siempre hay personas, cosas y circunstancias que logran que uno tome acción, que se motive. Un día llega la luz y por lo menos el deseo de poder cambiar.

Yo llegué a este camino porque desde pequeño he sido una persona muy estresada, MUY. Una vez la maestra de kínder les dijo a mis padres “Este niño es muy estresado y puede llegar a sufrir cuando sea grande”. Tenía solo 3 años, imagínense. Luego les contaré porque es eso y detalles. Esto sin duda repercutió en mi salud y mi motivo de siempre para superarme y estar bien, batallando con todo y todos, pero principalmente conmigo mismo.

Me operaron del apéndice a los 8 años. De los amigos que tuve fui el menos atlético, no era gordo, pero si tuve una época pre-puberta de estar rellenito. Usé lentes (gafas) y brackets (frenos) en una época, ese estereotipo absurdo y cruel me trajo algunos “problemitas” especialmente en la secundaria, “problemillas” que me hicieron hacer creerme algo que no era y dolió. Tuve acné a partir de los 21 y tomé antibióticos y otros medicamentos muy agresivos. Exceso de proteína animal y suplementos proteínicos, venenos y otros suplementos me acompañaron a partir de los 16 años, me puse fuerte, “era otro”, pero eso me trajo como consecuencia problemas gastrointestinales en la época que más relajado estuve, en la que menos estrés tenía. Después vinieron otras cosas como “equivocación” en la vocación y al momento de elegir una carrera, estudiar lo que no me gustaba primero, trabajo,  procrastinación, presión, dinero, relaciones, depresiones, pensar en el maldito que dirán  etc…

Todo eso que afronta uno, en mi caso me despertó para ir evolucionando en la cuestión de hábitos de superación y concientización diaria, de motivación en los “duros” panoramas. Hay personas que nunca se dan cuenta de ellos.  Sé que por supuesto esto no se compara a alguna de las historias de ustedes, pero no se trata de comparar, es simplemente exteriorizar, sacar, compartir y saber, estamos en el mismo barco, que aunque la apariencia externa refleje algo, siempre hay alguna batalla atrás, una lucha.

Toda esta lucha me fue llevando a encontrar mi misión de vida.  Una misión de vida que parecía  escondida, pero que es innata y puede pasar toda una vida sin saber que la tenemos. Un despertar. Estoy agradecido por las adversidades porque aunque duelen, hacen que uno se concientice,  se alineé con su propósito y crezca. Perspectiva.

Pienso que nunca es tarde en tomar buen rumbo, queda mucho tiempo. Esta es una pequeña historia mía para dar contexto y que les pueda ayudar. No están solos. La carrera es de resistencia. ¿Cuánto quieren vivir?, pero mucho más importante ¿cómo quieren vivir?. Otra vez, perspectiva. El camino es largo, es un maratón, uno se va superando, tiene sus tiempos, todo es cuestión de constancia, de esfuerzo, de amor propio. A nadie debemos de querer más que a nosotros, porque si nosotros no estamos bien difícilmente lo proyectaremos a los que queremos. Es lo menos egoísta, de lo que piensan que es egoísta.

No soy perfecto, ni se me ha hecho fácil. Todos podemos. Si algún otro humano ha logrado lo que tu deseas, también lo puedes tú, a mí aunque me cueste trabajo me lo repito a diario, pero es requisito indispensable estar alineado con mi propósito. Aunque a veces el panorama no se vea claro, está claro, la realidad es lo que es y la mente traiciona, uno se tiene que dar a la tarea de programarla al revés.

Esto es lo bonito de los alimentos, jugos y hábitos que promuevo. Esto ayuda a tener una mente más clara para alinearse con todo lo que es, nuestra misión y propósito. Gente irá y vendrá, circunstancias y contextos también, pero aquí nos tendremos. Lo que comemos se transforma en nuestros pensamientos y acciones. Los alimentos de la naturaleza son parte del universo que trabaja con nosotros para que recuperemos el equilibrio y vivamos en balance y armonía con todos y sobre todo con nosotros mismos. Mi historia es poder seguir llevando a cabo estos actos que puedan ayudar a transformar la vida de otras personas, nuestra lucha es despertar las consciencias a través de mis adversidades y las tuyas.

Estamos en viajes diferentes pero en un mismo camino, nuestras historias nos entrelazan para conectarnos a un nivel espiritual y humano más profundo y podamos evolucionar. Les agradezco estar aquí, leer esto y compartir el camino. La lucha sigue y nuestra historia la escribimos.

#carbea

¿Por qué jugueo?

IMG_20180718_104437335
#JUGUEA

 

Delante de lo que estaba acostumbrado a ver se escondía algo, puede ser que delante de mi cuerpo, mi razón de ser, mi matrix y mi espíritu. Y así lo que en el fondo de mi alma soñé con ver, lo encontré aquí.

Porque delante de los mitos disfrazados de medicina, los doctores, los suplementos, las creencias populares, la proteína, los chochos, los nutricionistas. Delante de mi falta de cuestionamientos y mis enfermedades, de una sociedad que no se cuestiona nada y está enferma. De mis agruras, reflujo, constipación, fatiga y falta de claridad. Delante de todo eso, había iluminación.

Más allá de ignorar a Hipócrates, de su dicho y su legado: “La medicina es el alimento y el alimento, la medicina” y por supuesto, el saber que sí quería transformar mi salud, tendría que estar dispuesto a renunciar a lo que me había enfermado. Tareas difíciles de concebir en un mundo envenenado.

Delante de todo lo anterior, tuve que hacer un lejano viaje de introspección, de inspección interna para llegar ahí y comprobar, que más allá de toda esa crisis, ignorancia, y miedo, existe un universo con el poder de la naturaleza, que palpita y nos otorga en sus latidos de vida, el alimento. Corazón y alma en su nutrición.

Sus bondades transformaron mi salud por encima de cualquier gesta, de cualquier cuento que quiere convertirse en artífice de un cambio social y con el sueño de buscar que vivamos en un mundo en armonía con el todo. Un mundo donde podamos vivir sanos.

Es así que llegué al jugo, sin saber que más encontraría. Encontré un cambio total y holístico, en mi salud y mi misión de vida. Eso será suficiente para recordar y para celebrar siempre al alimento convertido en líquido, la mejor medicina.

La vida es caprichosa sin duda, sin embargo el contar con estas herramientas me permite no tener el control, si no que fluir en armonía con ella. Delante de todo, me quedo con su mensaje y con mi responsabilidad en cuanto ejemplo proyecta. Ha sido una aventura de subes  y bajas, pero delante y más allá de todo, me siento agradecido y así encuentro mi motivo, mi razón, el por qué jugueo.

 

¿Cómo diablos llegué aquí?

Magia. La verdad así describo como llegue a este estilo de vida HCLF -HIGH CARB/LOW FAT (Alto en carbohidratos, bajo en grasa) y porque me decidí a compartirlo. Nunca me había sentido tan bien, ni nunca mi salud ha estado en mejor forma que ahora. Siempre tuve el objetivo en mente estar saludable y lucir bien, nada más que para lograrlo experimenté por varios caminos.

Alomejor muchos se imaginan la historia cenicienta del gordo que se convirtió en flaco, o el flaco que se puso bien mamey. Típica mercadotécnia gringa de “cliches” y pendejaditas. Yo he estado por afuera parejón, más bien fuerte/flaco. Pero bueno lo de afuera no es lo importante, y aunque SIEMPRE será un reflejo a la larga, lo TRASCENDENTE es lo que pasa por DENTRO.

FullSizeRender (1)

Foto Octubre 2009 Maratón Washington

Como les dije, siempre he sido un obsesionado por verme y sentirme mejor, desde que cumplí los 14 años comencé en el gimnasio. ENTRENÉ COMO NADIE, pero como todo adolescente con esperanzas de ponerse mamadísimo cometí varios errores. Tomé de TODO lo que había para tomar y ponerse fuerte (proteína, creatina, glutamina, oxido nítrico, bcaas, los chochos de He-man etc..y tantas cosas más que ni me acuerdo), hice todas las dietas posibles, PALEO, ATKINS, ZONA, 100%PROTEINA, LOW CARB, HIGH FAT y logré mi objetivo varias veces y digo varias veces porque mi físico fluctuaba como “YOYO”, a veces muy delgado, a veces muy abotagado, a veces muy duro, a veces marcado. Nunca fui obeso, pero sí en ocasiones tuve sobrepeso. Rebotaba. Pesaba entre 70 a 82 kilos. Lograba mis metas y me mantenía fuerte PERO A COSTA DE MI SALUD, tuve muchos problemas gastrointestinales por tanta mierda que me metí, especialmente síntomas de haber tomado proteína en exceso:  Agruras, acidez,  reflujo, constipación, náusea, diarrea, estreñimiento; también problemas de sueño, irritabilidad, acné, entre otros.

Para combatir esos síntomas tomaba medicamentos y todo se volvía un círculo vicioso. Siempre buscaba cual sería la solución a tal padecimiento y generalmente la encontraba, nada más que como cualquier idiota “aborregado” la encontraba en alguna pastilla mágica.

tope

2006. Muy mamado por fuera, pero por dentro la pasaba mal (No todo es como lo pintan)

Los rebotes, las malas pasadas y el ver que la solución era solamente temporal y que realmente no había un largo plazo, me hicieron cuestionar que estaba haciendo mal y entonces opté por lo natural. ¡LAS FRUTAS Y VERDURAS!

¡Si caray! Todo estuvo ahí enfrente de mi narizota todo el tiempo y sin embargo nunca lo ví. Siempre me cuestionaba las cosas y me aferraba en ser constante y perseverante en lo que hacía, pero esto tan OBVIO nunca pasó por mi cabeza. Eso pasa  y yo creo que a la mayoría de gente le pasa lo mismo actualmente, la mercadotecnia con sus juegos de salidas fáciles, modelos en esteroides y la depredación avorazada para captar clientela a costa de la salud del hombre, me habían atrapado. Afortunadamente nunca tuve consecuencias severas, solo los problemas que les conté, una gran pérdida de dinero, tiempo y esfuerzo, pero bueno, esa era lo que tenía que pasar para lograr la enseñanza y que llegará hasta acá. Si no fuera por eso tal vez no estuviera aquí y por eso soy agradecido.

mamey

Foto Octubre 2012 Querétaro Maratón

Comencé haciendo un detox de jugos de 5 días para desintoxicarme y todo fue mágico. El primer día me sentí súper mal, diarrea, más agruras, cansancio pero después todo empezó a transformarse como magia. Las agruras desaparecieron (que yo creo que era mi achaque número 1), me sentí con una claridad mental que nunca había sentido, se me deshinchó la panza y pues me sentí súper bien. ¡Ahí supe que ese era el camino!! Fue tal mi emoción del momento que hasta puse un negocio de Jugos Detox que hasta la fecha sigue operando y también me metí a estudiar un curso como Health Coach.

Como les comenté siempre me había gustado hacer ejercicio, pero fui realmente deportista hasta que comencé a ser corredor, después de ahí sé que levantar tres fierros y hacerle al mágico no es nada comparado con el poder y la vitalidad que te da el ejercicio aeróbico, me enamoré de ese deporte inculcado por el ejemplo de mi querido papá (ya les platicaré de esto en otro post porque correr es una de mis grandes pasiones, junto con la alimentación).

¿Pero porqué les comento lo de corredor?, porque esa fue una de las razones principales por las que llegué a este estilo de vida HIGH CARB. Después de hacer el detox, me pasaba que cada vez que comía carne la pasaba mal, tenía pesadillas (sentía que el cerdo o la vaca me perseguía toda la noche), me sentía pesado y volvían algunos de los achaques de antes. La dejaba y automáticamente mejoraba todo, lo mismo con el pollo. Entonces pensé que ser vegano podía ser mi solución.

En mi vida pensé ser vegano, me encantaban especialmente los tacos al pastor,  era ignorante, sin embargo uno nunca puede decir NUNCA porque afortunadamente la vida te da sorpresas. Ya me empezaba a empapar del veganismo y su mensaje estaba calando en mí, ya que por mi negocio de jugos, varios de mis clientes eran veganos y también en los foros en el que participaba se daba el mensaje vegano. Me impresionaba mucho todo eso. ¡Que crueldad e ignorancia del ser humano hacia los animales!

Por fin dejé la carne y mis males mejoraron. Sin embargo, faltaba la cereza en el pastel (el pastel vegano) y esa era que en mi alimentación solo había dejado la carne, pero seguía comiendo igual. Para todo el ejercicio que hacía, hubo un momento que me sentí sobre-entrenado, cansado, no me recuperaba. Pensaba que me faltaba la dichosa PROTEINA que tanto me caía mal y pues recaí para sentirme mejor.

Después de esa recaída me sentí tan mal en todos los aspectos, que me avoqué a buscar una solución vegana a esta cuestión y así fue como llegué al HIGH CARB, CARBTHEFUCKUP, CARBEA, RICHCARBO, etc… Si quería correr como keniano (es un decir porque son un nivel muuy superior al de cualquier terrícola) tenía como comer como keniano. Leí foros, vi experiencias y aquí estoy. Primero se me hacía raro tomarme de 8 a 10 plátanos al desayuno pero poco a poco me acostumbré. Frutas y almidones que parecían en cantidades excesivas fue la solución a todo. Mis niveles de energía se fueron al cielo, ningún problema de salud, peso 67 kilos (lo mismo que cuando tenía 17años), duermo mejor que nunca a pesar de que tengo un hijo recién nacido, mi humor está muy bien, me dan ganas de hacer muchísimas cosas, mis tiempos en la carrera se han reducido drásticamente desde los 5k hasta el maratón y me siento bien vivo.

Este estilo de vida se podría decir que es un RAW TIL 4 (Crudo hasta las 4) que básicamente es comer crudo (frutas y verduras hasta las 4 de la tarde y después almidones) comer a tope, hasta saciarse y no escatimar en llenar el tanque de mucha azúcar (carbohidratos). No soy tan estricto en el dogma, igual si como almidón por la mañana o fruta en la tarde y no pasa nada, aunque si es verdad que  noto que tengo más energía si soy frutal por la mañana.

¡Y así llegue aquí! Obviamente hay más detalles pero mi objetivo no era aburrir, era simplemente responder rápidamente las preguntas que me habían hecho de cómo fue mi transición hacia este estilo de vida y porque me siento tan feliz de compartirlo.

No es una dieta, simplemente son hábitos consolidados y mi forma de vivir. Y ya que lo veo fríamente, ¿pues era lo más lógico no? darle al cuerpo lo que le fue dado por la naturaleza sin tabúes, ni mamadas. SI EL CUERPO VIVE DE AZÚCAR PUES HAY QUE DARLE SU GASOLINA, todo con un ratio: carbos 80%, grasa 10% y proteína 10%. No me preocupo de calorías, de preparaciones, de nada de nada y  muy importante contribuyo a parar la crueldad y masacre hacia los animales.  Aportó un buen mensaje. Como muy simple y muy abundante. ¡Carb the fuck y es así que Carbeando Ando! Le agradezco a la vida que me dé la oportunidad de trasmitirlo. Sabrán más de ricHCarbo.

FullSizeRender (2)

Foto actual septiembre 2015, Providence 5k